Cómo Blanquear los Dientes de Forma Natural

      Cómo Blanquear los Dientes en Casa

        Cuando deseamos blanquear los dientes y cambiar el aspecto de nuestra sonrisa y tomamos la decisión de realizar algún tipo de tratamiento natural para blanquear nuestros dientes debemos tomar en cuenta algunos aspectos como: qué método debemos utilizar para no afectar el esmalte, que tratamiento debo utilizar sin que produzca efectos secundarios como sensibilidad, inflamación de las encías; Debemos tomar en cuenta que utilizaremos productos caseros y que se deben emplear con precaución para evitar posible irritación en las encías y adelgazamiento de la capa de esmalte, En cualquier caso, estos remedios caseros, no sólo resultan económicos, sino que disfrutan de la gran ventaja de no contener aditivos químicos y son menos dañinos para la salud bucal y bienestar del esmalte que la mayoría de los productos comerciales. 

Dentista - Dentista Urgencia - Dentista Latino - Emergencia Dental como-blanquear-los-dientes-1 Cómo Blanquear los Dientes de Forma Natural

Remedios para blanquear los dientes a bajo costo

       Bicarbonato de Sodio . El bicarbonato de sodio es un producto que tiene múltiples aplicaciones en el ámbito doméstico, tanto en la cocina, como para la limpieza o en su uso médico. Mezclamos una cucharadita de bicarbonato con dos de agua y nos cepillamos agregamos un poco a la past de dientes que colocamos en el cepillo y con un movimiento circular suave cepillamos nuestros dientes varias veces por semana. Después de varias semanas, empezaremos a notar su efecto blanqueador. Una de las soluciones más populares.  Todo lo que tienes que hacer es sumergir tu cepillo dental mojado en el bicarbonato, y cepillar por dos minutos.  Por supuesto, hay que usarlo con precaución ya que puede arder si se aplica demasiado.

       Peróxido de hidrógeno: Bajo este nombre se conoce un producto que se encuentra en la mayoría de los hogares: el agua oxigenada, un desinfectante que tiene propiedades antibacterianas y blanqueadoras, por lo que es empleado en muchos productos comerciales con este fin. La forma habitual de utilizarlo es en forma de enjuague bucal. Para ello, lo diluiremos con agua hasta obtener una solución al 1.5%, ya que en las farmacias y comercios suele venderse con una concentración que va del 3 al 5% y se ha comprobado que en concentraciones elevadas puede inflamar las encías. Bastará con mezclar una parte de agua con un peróxido de hidrógeno. También puede combinarse con bicarbonato para obtener una pasta de dientes casera, aunque hay que limitar su uso a unas cuantas veces por semana ya que erosiona bastante el esmalte dental.

        Aceite de coco: Este es un ingrediente menos habitual que los dos anteriores, pero tiene la ventaja de ser totalmente natural, sin ningún tipo de contraindicación y es relativamente fácil de encontrar en comercios especializados. Es un remedio utilizado por la medicina ayurvédica para la higiene dental por sus propiedades antimicrobianas y antiinflamatorias. Simplemente coloca una cucharada de aceite de coco en la boca y muévelo entre los dientes durante cinco minutos aparte de las propiedades blanqueadoras que posee también contiene propiedades desinflamatorias e hidratantes por lo que sentirá una sensación de frescura en sus encías. Sí, el aceite de coco hace maravillas en nuestra piel y cabello, y también en nuestros dientes.   Después de cepillarte los dientes, toma una cucharada de este aceite y enjuaga por 5 minutos.  Si te parece muy fuerte, puedes colocar una porción en tu cepillo y cepillar en vez de enjuagar.

        Fruta: Las frutas son imprescindibles en nuestra alimentación, además algunas de ellas tienen propiedades que contribuyen a la higiene de nuestros dientes. La forma más deliciosa (y aprobada por odontólogos) para blanquear tus dientes.  Solo necesitas un puñado aplastado y aplicado en tus dientes para una sonrisa más brillante.  Aumenta su eficiencia mezclándolo con bicarbonato de sodio para y úsalo como un exfoliante, o déjalo un rato para un sabor más suave. La fresa, por ejemplo, tiene propiedades blanqueadoras debido a su contenido en ácido málico. Los cítricos, y muy especialmente la cáscara de naranjas y limones, son muy beneficiosos en este aspecto, aunque, por su elevada acidez, que puede dañar el esmalte, es conveniente enjuagarse la boca después de emplearlos. 

        El plátano: que contiene abundante potasio, magnesio y manganeso, también elimina el tinte amarillo de los dientes. Simplemente hay que pelar un plátano maduro y frotarse los dientes con el interior de la cáscara durante unos dos minutos. Después de tres semanas, los dientes se habrán blanqueado.Este remedio inesperado para blanquear tus dientes es uno de los más fáciles.  Antes de dormir, toma una cascara de banana y frótala contra tu dentadura por dos minutos.  El potasio, el manganeso, y el magnesio en la piel ayudan a sacar manchas y darte dientes más blancos.

      Levadura de cerveza: Este popular suplemento alimenticio es un derivado de la fermentación de los cereales y se comercializa habitualmente en forma de copos. Es rico en proteínas, ácido fólico y vitaminas del grupo B, beneficiosas para la dentadura. Se emplea mezclandola con sal y formando una pasta que se utiliza como un dentífrico común. 

      Carbón activado: Este es un producto que se utiliza para desintoxicar ya que atrapa las toxinas y en el caso de los dientes, absorbe los microorganismos que forman la placa. Se utiliza como un dentífrico, dos o tres veces por semana, mezclando con agua, pero hay que evitar utilizarlo en el caso de tener coronas o empastes de porcelana.

      Vinagre de Manzana: Este condimento, tiene numerosas aplicaciones en el hogar y en la cocina, además de ser bueno para muchas condiciones médicas. Contiene compuestos como el ácido acético, potasio, magnesio, probióticos y enzimas, que matan los gérmenes y al mismo tiempo fomentan el crecimiento de bacterias probióticas, beneficiosas para el organismo. Este vinagre es poderoso cuando se trata de remover manchas.  De hecho, se dice que puede darte resultados que lucen como un tratamiento profesional, pero eso sí, debe ser usado con cuidado.  Sus ácidos son lo suficientemente fuertes para sacar el esmalte de los dientes.  La manera correcta de aplicarlo es cepillarte con el vinagre de cidra de manzana, y luego volverte a cepillar con una pasta dental libre de fluoruro, luego enjuaga para eliminar cualquier residuo.

Advertencias sobre el uso de estos remedios

        Todos los productos blanqueadores (y esto incluye tanto los caseros, como los que se adquieren en los comercios) en alguna u otra medida erosionan el esmalte dental. Por este motivo, hay que emplearlos con precaución, de forma espaciada y progresiva, prestando siempre atención a síntomas como la sensibilidad al frío o los dulces, que pueden indicar un adelgazamiento de la capa de esmalte.

        En cualquier caso, estos remedios caseros, no sólo resultan económicos, sino que disfrutan de la gran ventaja de no contener aditivos químicos y son menos dañinos para la salud y bienestar del esmalte que la mayoría de los productos comerciales. si es un caso más complejo y necesita mas información sobre Tipo de Tratamientos Dentales puede ver otras opciones que ameriten su caso en específico, y logre obtener mayor información.